T Z
31
Jul

AMBROSÍA PURA

Un melocotón en su punto exacto de sazón es manjar de dioses y su aromática carne recubierta por una piel aterciopelada con reflejos rojizos en la parte más próxima al sol, pura ambrosía. Los melocotones silvestres son oriundos de China donde los hortelanos llevan 4.000 años produciendo variedades cultivadas. Para los chinos el melocotón es símbolo de longevidad y sus flores, el elemento de las novias. Hace un siglo, los botánicos, incluidos Charles Darwin y Thomas Andrew Knight, creían que el melocotón era una especie de almendra. Aunque los científicos han desechado esa teoría, lo cierto es que las plantas son muy similares. Sus exigencias son prácticamente idénticas y en muchas zonas como Italia, sur de Francia o la propia España, ambos tipos de árboles crecen a menudo uno al lado de otro.

Geraldine Holt en su precioso trabajo “El jardín del gourmet. Los frutos del huerto a la mesa”, recoge la opinión de Gravetye Manor que dice: “Un melocotón cultivado en el propio huerto es un lujo de tal categoría que yo lo sacaría directamente a la mesa en mi plato más bonito. Una vez pelado pártalo en cuatro trozos, retire la piel y disfrute del sabor, que puede realzarse aun más si se acompaña de un sauternes suave, un moscatel o un champaña de calidad. Reserve el último cuarto para el vino: una vez troceado, déjelo macerar unos minutos y luego degústelo trozo a trozo. Por último bébase el vino aromatizado con el melocotón y brinde a la salud de esta suntuosa fruta”.

Sin ninguna duda tenemos uno de los mejores melocotones del mundo y estamos en su mejor época. No lo dejemos escapar.

Categoría: La opinión de Juan Barbacil, La opinión de los expertos

Dejar comentario

Quiénes somos | Proyectos | Asociaciones | Trayectoria profesional | Galerías | Medios de comunicación | Blog

C/ Cádiz, 7. 1º B. 50004 Zaragoza - España. Tel.: 976 258 265 - Fax: 976 258 266.

barbacilcomunicacion@barbacil.com - Contacto - Legal - Síguenos en: