T Z
20
Ene

Trufa y truficultores

En Aragón hay dos importantes zonas históricas productoras de trufa (tuber melanosporum) que son La Ribagorza, en Huesca, y Gúdar Javalambre en Teruel, si bien en el Moncayo se están comenzando a recoger pequeñas cantidades desde hace algún tiempo. Con unas 5.500 o 6.000 hectáreas de trufa cultivada – y son datos aproximados y sin contar con la trufa silvestre – nuestra comunidad es la primera zona productora de España del excelente hongo a gran distancia de Soria que no llega a las 800. Pero tenemos un problema y es que como no se dice pues no se sabe. Hace unas semanas el cocinero Abraham García del restaurante Viridiana de Madrid, consumidor importante y defensor de la trufa, confesaba no saberlo.

La excepción que cumple la regla viene de dos empresas productoras y comercializadoras de trufa: Trufapasión en Huesca y Manjares de la Tierra en Teruel, pero resulta escaso pues el valor añadido que genera, y podría generar más, el mundo de la trufa no se queda en Aragón. Claro, hacer marca cuesta dinero y esfuerzo, pero si el vino se hubiese seguido vendiendo a granel, no tendríamos importantes bodegas que hacen de motor agroalimentario aragonés. Además de hacer mercados de temporada en las zonas productoras hay que salir a vender la trufa, jugársela, ser valientes y no llamar para que vengan a la puerta a comprarla, no es suficiente.

Para incentivar el consumo hay que acercarla al consumidor, pactar con los comerciantes de las ciudades y que esté en las tiendas como pasa en Francia, Italia y hasta en Alemania. Es una contradicción producimos más que nadie pero nadie lo sabe.

Categoría: La opinión de Juan Barbacil

Dejar comentario

Quiénes somos | Proyectos | Asociaciones | Trayectoria profesional | Galerías | Medios de comunicación | Blog

C/ Cádiz, 7. 1º B. 50004 Zaragoza - España. Tel.: 976 258 265 - Fax: 976 258 266.

barbacilcomunicacion@barbacil.com - Contacto - Legal - Síguenos en: