T Z
26
Jun

ESTA BOCA ES…

ESTA BOCA ES…

 Luz Marina Vélez Jiménez. lm.velez2@gmail.com

Junio 01 de 2012

“La boca (os) se llama así porque a través de ella,

como a través de una puerta (ostium),

entran los alimentos y salen las palabras.”

Isidoro de Sevilla.

La boca es la primera porción del tubo digestivo, un lugar de transición y mediación entre los órganos sensoriales periféricos y los viscerales; una cavidad que expone nuestro interior.  En ella convergen el esófago, la faringe y la laringe; el acto lingüístico y el acto de ingestión —en tanto loquacitas y voluptas—.  En la boca nacen las palabras (el mundo cuando se nombra) y el placer (el mundo cuando se degusta).  La metáfora “en la boca cabe el mundo” va más allá de la representación cóncava-convexa del mismo; los labios ―como contornos de las bóvedas celeste y terrestre— se abren y se cierran a merced de la funcionalidad y la comodidad del “yo sensitivo” del hablante y del comensal. La boca es, pues, un lugar de tránsito corpóreo sobreutilizado que, teniendo en cuenta la condena conjunta de retórica y cocina, se ha convertido en la sede de la ambigüedad y de la culpa.

Articulación de palabras y trituración de alimentos son dos funciones que se llevan a cabo en el istmo de las fauces.  Entre los “dientes” y la “lengua”, una cultura  simboliza su antropofagia, cataliza su “memoria” y filtra su tradición oral.  Así, la boca es el embrague esencial de la inspiración, la aspiración y la expiración sociales; es el lugar de la historia ―no siendo ésta más que un volver a empezar desde lo oral; un vaivén entre el ingerir y el hablar, que confirma que la comida es lenguaje y el lenguaje es comida: zonas de contacto que dan cuenta de nuestra identidad—.

La transmisión del acervo (conjunto de bienes culturales), que a veces es acerbo (áspero, cruel), revela cómo,desde la boca, el hombre espera la “voz de mando” para acometer, bien desde el supremo espíritu, bien desde la animalidad. 

En la necesidad de leche y palabra, entre el sapere (saber y sabor) y el logos (razón), se evidencia la doble sustancialidad del término lengua, el mismo que, como imperativo de supervivencia, expresa el ser-para-otro ―un ser bucal que se sustenta a sí mismo, tanto individual como colectivamente—.  Con la boca abierta, participamos como eslabones de “la cadena del ser”, entendiendo que desde aquella se podría modificar la existencia, asumiendo la lengua (comunicación) y la Gastronomía (alimentación) como propedéuticas de una gran revolución, según la cual no se viviría de lo que se coma ni de lo que se diga, sino de lo que se asimile, aceptando la invitación perentoria que nos hacen el verbo, el pan y la sonrisa a sentir, parafraseando a Joaquín Sabina,  que “esta boca es…mía.”

Categoría: Colombia

Dejar comentario

Quiénes somos | Proyectos | Asociaciones | Trayectoria profesional | Galerías | Medios de comunicación | Blog

C/ Cádiz, 7. 1º B. 50004 Zaragoza - España. Tel.: 976 258 265 - Fax: 976 258 266.

barbacilcomunicacion@barbacil.com - Contacto - Legal - Síguenos en: