T Z
23
Ene

MÁS QUE MERA ELEGANCIA

 

Luz Marina Vélez Jiménez

lm.velez2@gmail.com

“La elegancia es una virtud que debe penetrar, informar la vida íntegra del hombre.”

Ortega y Gasset.

En tanto consecuencias de la humanización, el gusto y la  cortesía son cuestiones de elegancia; diferenciaciones de la animalidad en una amplia gama de historias; especializaciones y aberraciones del consumo de alimentos; consecuencias de la cultura sobre la naturaleza. 

El acto de elegir, del latín eleguir, dejó el participio presente elegans: el elegante, el “eligente”: quien sabe eligir. Brillat-Savarin, llamado el “filósofo de la gastronomía”, redacta en su “Fisiología del gusto o meditaciones de gastronomía trascendente”, dieciocho enunciados que describen el “buen” gusto y el “buen comportamiento” como  signos de elegancia:

1.  El universo existe debido a la vida, y todo ser vivo se alimenta.

2.  Los hombres se alimentan pero solamente los de distinción saben comer.

3.  El destino de una nación depende de la manera como se alimenta.

4.  Dime lo que comes y te diré quién eres.

5. El hombre, condenado a comer para vivir por el creador, lo hace con apetito, y se  recompensa con placeres.

6. La debilidad por el buen alimento es un acto del juicio, por el cual damos preferencia a las cosas que son agradables sobre las que no.

7. Los placeres de la mesa son para todas las edades, condiciones, países, y para todos los días; pueden ser asociados al resto de los placeres y siguen unidos al pasado para consolarnos de su pérdida.

8. La mesa es el único lugar donde uno nunca consigue aburrirse durante la primera hora.

9. El descubrimiento de un plato nuevo hace más por la felicidad de la humanidad que el  de una nueva estrella.

10. Los que comen o se emborrachan demasiado no saben comer o beber.

11. La clasificación del alimento va del más sustancial al más ligero.  

12. La de las bebidas, va de la más templada a  la  más aromática.

13. Un postre sin queso es como una muchacha bonita tuerta. 

14. Uno puede llegar a ser un buen  cocinero; buen asador, se nace.

15. La cualidad imprescindible de un cocinero es la  puntualidad, y también la de sus huéspedes.

16. Esperar un último huésped demasiado tiempo es una falta de consideración con los demás.

17. Quien recibe amigos y no brinda ningún cuidado a la comida que ofrece, no es digno de tenerlos.

18. La señora de la casa debe cerciorarse de que el café sea excelente; el amo, de la calidad de los alcoholes.  

Esta elegancia vale el conjunto de una mesa puesta, para Marie-Antoine Carême; un cuerpo, para Praxíteles; una ciudad, para Hipodamos de Mileto; una arquitectura, para Vitruvio.  Una elegancia que es sinónimo de ética, en tanto es la elección del buen vivir.

 

Categoría: Colombia

Dejar comentario

Quiénes somos | Proyectos | Asociaciones | Trayectoria profesional | Galerías | Medios de comunicación | Blog

C/ Cádiz, 7. 1º B. 50004 Zaragoza - España. Tel.: 976 258 265 - Fax: 976 258 266.

barbacilcomunicacion@barbacil.com - Contacto - Legal - Síguenos en: