T Z
19
Ene

Una copita de Ojén

El mundo de los anises, repartidos por todo el mundo, es casi inacabable y en cada país existen especialidades. En España, la población de Ojén, dio lugar a un curioso eslogan rítmico de «una copita de Ojén», que se recita acompañada de siete golpecitos.

Un oriundo de Ojén llamado Pedro Morales fue el inventor del famoso licor. El hombre había hecho una fortuna y en 1830 decidió invertirla en su pueblo, montando una destilería de aguardiente. El resultado de sus experimentos fue un licor preparado con anís, al que se añade azúcar hasta la saturación. El licor así obtenido tuvo tal éxito que llegó a hacerse popular no sólo en España sino también en buena parte del mundo.

Tan famoso se hizo que llegó a tener (y aún la conserva) esa copla de «una copita de Ojén» que se recita acompañada de los siete golpecitos, a razón de un golpe por cada sílaba, incluida la sinalefa.

El anís de Ojén fue famoso en toda España a finales del siglo XIX y hasta años muy cercanos del presente. Durante mucho tiempo deleitó los paladares españoles y decían que su creador y fabricante se llevó el secreto de la fórmula, sin que después haya podido ser reproducido.
Pablo Picasso en la primera época del cubismo, reprodujo la botella de este anís, con la clara inscripción de su procedencia “Ojén”. Este cuadro se encuentra actualmente en el Museo de Arte Moderno de Villenueve D’Ascq.Daix.

La Vieja Destilería de Ojén es un edificio de fines del siglo XVIII en el que se fundó en 1830 la destilería de aguardientes o Anís de Ojén del citado Pedro Morales, que funcionó hasta la segunda década del siglo XX. Producía un aguardiente anisado de insuperable calidad que se transformó en el sinónimo del aguardiente, tanto que en esa época era común que las copas de aguardiente se pidiesen como copitas de Ojén y que se elaboraba en base a una receta secreta que se ha perdido en el tiempo.

Así pues hablamos de un aguardiente aromatizado con anís y cuya fórmula cambia según el país o la región de donde procede. Como es bien sabido se elabora en seco y en dulce y el contenido de alcohol es cambiante.  El regaliz es uno de los componentes que se utilizan para aromatizar el aguardiente, entre otros aromas a los que se pueden añadir también la badiana o el hinojo.

Se pueden considerar tres tipos de este aguardiente en relación con su contenido de azúcar: seco con menos de 20 gramos de azúcar por litro; semiseco con mas´de 20 y menos de 100 gramos por litro, y dulce cuando se excedan los 100 gramos por litro.

 Algunos tratadistas aseguran que fue el holandés Erven Lucas Bols, de Amsterdan fundó una destilería muy importante en el año 1575. Este traficante utilizó para preparar su aguardiente las semillas de alcaravea o cominos obteniendo el Kummel que tanto éxito habría de tener entre los rusos que no tardarían en producirlo. Este aguardiente siguió produciéndose luego en Holanda por otro elaborador que en España se hizo muy popular con una ginebra, la Focking; por cierto muy del gusto de Alejandro Dumas como él mismo contaba.

Recuerdo cuando en la tienda de mi familia se mantenían muchas marcas de anís, pues todas ellas se vendían. Así la más veterana de todas ellas, el del Mono, competía con Castellana, Asturiana, Las Cadenas o el Chinchón. ¿Han visto con detenimiento alguna vez la etiqueta del anís del Mono?, mírenla con atención. EL pintor catalán Ramón Casas realizó los espléndidos carteles modernistas que hicieron célebre la imagen de esta marca. Y el mono sabio que figura en la etiqueta dice: “Es el mejor, la ciencia lo dijo y yo no miento”.

Y era y sigue siendo impactante la graduación del anís Chinchón seco especial, el del tapón morado de la marca de la Alcoholera del pueblo de Chinchón, con 74 grados de alcohol. Bueno es pero este sí que conviene tomarlo con muchísima moderación y cautela.

Categoría: La opinión de Juan Barbacil

Dejar comentario

Quiénes somos | Proyectos | Asociaciones | Trayectoria profesional | Galerías | Medios de comunicación | Blog

C/ Cádiz, 7. 1º B. 50004 Zaragoza - España. Tel.: 976 258 265 - Fax: 976 258 266.

barbacilcomunicacion@barbacil.com - Contacto - Legal - Síguenos en: