T Z
11
Oct

Hacer los deberes.

Mi admirado y querido amigo Fernando Huidobro, presidente de la Academia Andaluza de Gastronomía hace una serie de reflexiones que pueden trasladarse perfectamente al panorama aragonés. Si me permiten el juego, cambien las alusiones andaluzas por aragonesas y desde mi punto de vista verán que son adaptables.

Dice Huidobro: “Revivirla no es suficiente, no basta con ganarnos el pan de cada día, es imprescindible redefinir la Gastronomía Andaluza para así saber lo que queremos ser mañana. Es urgente llevar a cabo esta labor definitoria que siente las bases sobre las que recrearla. A saber: la calidad, sapiencia y sostenibilidad de los productos de nuestra tierra, su consumo y su uso en las elaboraciones, la coquinaria comprometida con lo bueno de nuestro recetario tradicional y lo bueno de las técnicas aprendidas de la muy española cocina de vanguardia, la culinaria basada en la creatividad de los cocineros andaluces, su protagonismo como comendadores de la cocina identificativa del paisaje y el paisanaje andaluz, la restauración honrada y la alimentación sana y nutritiva. Una cocina auténtica, abierta y accesible a todos e impresa al lento y chisporroteante fuego del carácter andaluz  que alumbra la dieta mediterránea”.

recetario-tradicional-aragons-del-siglo-xxi-1-638

Continúa Fernando con afirmaciones como que “hay que  favorecer su implantación y fomentar su desarrollo (la gastronomía andaluza)”. Me recuerda el esfuerzo e intento plasmado en una publicación que se agotó en pocos días  y que elaboramos entre algunos de los gastrónomos, cocineros, investigadores y profesores que fue “Recetario tradicional aragonés del siglo XXI”, editado por Turismo de la DGA. Y continúa Huidobro diciendo “… Y créanme cuando les digo que no hablamos de zarandajas, sino de una cuestión de economía política principal que aúna a sectores estratégicos y esenciales en el desarrollo de Andalucía, como son el agroalimentario, el turístico y el de la hostelería y restauración. Y también el de la cultura. Es necesario hacer de ello una cuestión de estado, una obligación de la Administración y exigir ese compromiso a todas las partes implicadas para aprovechar la oportunidad que nos ofrece el momento dulce que vive la Gastronomía Española en todo el mundo”.

Categoría: La opinión de Juan Barbacil, La opinión de los expertos

Dejar comentario

Quiénes somos | Proyectos | Asociaciones | Trayectoria profesional | Galerías | Medios de comunicación | Blog

C/ Cádiz, 7. 1º B. 50004 Zaragoza - España. Tel.: 976 258 265 - Fax: 976 258 266.

barbacilcomunicacion@barbacil.com - Contacto - Legal - Síguenos en: