T Z
30
Jun

El nuevo vermut aragonés que nace con gran impulso.

Bodegas Jaime lanza su Vermouth Turmeón con la primera etiqueta diseñada y creada como Gif animado.

TURMEON_ROJO_TRANS

Como muchas otras bodegas centenarias de nuestro país, la historia de Bodegas Jaime de Morata de Jalón  bodega se remonta al año 1865, justo antes de que la filoxera apareciera en Francia y asolara gran parte del viñedo francés. Cuando éste  había prácticamente desaparecido los bodegueros franceses tuvieron que buscar en España los vinos que ellos ya no podían producir. Sus requisitos eran básicamente dos: zonas bien comunicadas (principalmente por vía férrea) y uvas de excelente calidad. Morata de Jalón estaba en una situación privilegiada, puesto que era el único pueblo con estación en la zona de Valdejalón/Cariñena y sus garnachas contaban con el prestigio que poco a poco están recuperando en la actualidad. Tanto es así, que en el siglo XIX, Morata de Jalón, un pueblo con apenas 2000 habitantes, contaba con 26 Bodegas.

Fue durante estos años cuando sus vinos tuvieron más prestigio, consiguiendo múltiples medallas internacionales (todavía hoy pueden verse dichos premios en la fachada de la bodega: Zaragoza 1868, Madrid 1877,París 1878

Tanto fue el prestigio de sus vinos, que Leopoldo Alas Clarín, habla de esta marca, Valdiñon, en su obra más famosa, La Regenta

«El día de Navidad venga usted a comer el pavo con nosotros. Me lo han mandado de León lleno de nueces. Será cosa exquisita. Además, tengo vino de mi tierra, un Valdiñón que se masca…».

Manteniendo la misma filosofía pero sabiendo adaptarse a las tendencias y exigencias enológicas actuales la bodega a seguido produciendo graneles de calidad hasta la actualidad.

Coincidiendo con el Salón Profesinal de Hostelería de Aragón que organzó hace unos días Carlos Orgaz y todo su equipo, tuve la ocasión de reencontrarme con Martín Jaime,  actual propietario de Bodegas Jaime que me explica que “el secreto de este vermut, cuya receta se ha ido trasladando de generación en generación, está en que cierta cantidad del vino ha envejecido más de 80 años en unos toneles que el abuelo de la familia fabricó. Cada vez se extrae solo una pequeña parte de vino, haciendo posible se pueda tomar una pequeña porción del vino original. El vino se macera con 12 botánicos diferentes, entre los que destacan la canela, el clavo y el ajenjo, tres potentes afrodisiacos conocidos desde la edad media y protagonistas en multitud de recetas de “pócimas de amor”. De ahí su nombre “Turn Me On” .

Han sido pioneros desarrollado la primer etiqueta en movimiento del mundo. Mediante la superposición sobre la etiqueta de un vinilo impreso y desplazando este, se crea una imagen en movimiento con muchísimas posibilidades y todas ellas novedosas para las etiquetas de vermut, vino etc. La marca Coreti es la responsable del invento, que resulta de superponer un vinilo impreso sobre la etiqueta y desplazar el primero. Dicha etiqueta, en papel Martelle Blanco de Avery, ha sido impresa a cuatro colores digitalmente y también se ha empleado un relieve serigráfico.

En un principio, este vermut solo lo fabricaban para vender a granel pero debido a las buenas críticas decidieron embotellarlo.

Nota de cata del tipo rojo: Muy limpio y brillante con un bonito color caoba con brillos ambarinos. De capa media, ligera densidad y abundante lágrima.

En nariz intenso  destacando aromas  de frutos secos, avellana, nuez, combinando con tonos dulces de pasas e higo. Encontramos también notas balsámicas que nos proporcionan un agradable toque amargo.

En boca resulta denso y goloso (sin resultar empalagoso), intenso, de paso fácil y largo postgusto, recordado los aromas que ya recibíamos en nariz.

También elaboran un vermut blanco fruto de una exhaustiva búsqueda en nuestra biblioteca de una vieja receta para un nuevo vermut.

Dieron con una fórmula que se ajusta a la perfección con la filosofía de Turmeon (vino base de primerísima calidad y botánicos principales con propiedades afrodisíacas como la vainilla, la flor de azahar o los pétalos de rosa).

En la mitología griega, el delfín fue creado por Baco (dios del vino) y después utilizado por Eros (dios del Amor ) para desplazarse, no se nos ocurría una mejor forma de describir lo que representa este Turmeon Blanco que con este animal.

 

Categoría: Bebidas, La opinión de Juan Barbacil, La opinión de los expertos, Licores | Sin comentarios »


8
Jun

El vermut de Jerez de la Frontera

Vermut Lustau es el resultado de una mezcla magistral de su enólogo y que lo convierte en genuino como pocos.  No se parece a ningún otro, ni a franceses ni a italianos, es un vermut de Jerez de la Frontera.

Lustau vermut TSF

Los vinos de Jerez producidos en el triángulo mágico de Puerto de Santa María, Sanlúcar de Barrameda y  la propia ciudad de Jerez, son los mejores del mundo. Sin dunda ninguna. Y además con una singularidad extrema que los lleva a situarse en la cima de todas las listas y guías.

Una de las bodegas con más  solera del momento, fue fundada en 1896 por Don José Ruiz-Berdejo. Fue un modesto comienzo: Don José, secretario judicial, cultivaba las viñas en su finca Nuestra Señora de la Esperanza. En la propia casa de la viña criaba los vinos que después vendía a las grandes bodegas exportadoras. Era un almacenista.

Don Emilio Lustau Ortega, yerno de Don José, trasladó la bodega al antiguo barrio de Santiago en el casco antiguo de Jerez de la Frontera. Allí, en los edificios que formaban parte de las históricas murallas árabes de la ciudad, fue ampliando su negocio lentamente, aún como almacenista. A partir de 1950 la firma se convirtió en bodega exportadora de sus propios vinos de Jerez.

En los últimos años Lustau ha sido galardonada y reconocida con multitud de premios, destacando en 2011 como “Mejor Bodega Española” concedido en Londres por la International Wine & Spirit Competition. En 2012, como Bodega Española más Premiada y séptima a nivel mundial. En 2014 como “Mejor Bodega de Jerez”. En 2015 ha vuelto a ser la Bodega Española más Premiada.

Ahora y como no podía ser de otra forma, siempre pendientes de las últimas tendencias, bodegas Lustau ha recuperado  la tradición del mejor vermut de Jerez.

Fu en el  Jardín Botánico de Madrid  donde se presentó hace ya un tiempo el  Vermut de Jerez elaborado con vinos especialmente seleccionados por su enólogo, Manuel Lozano. Este nuevo elaborado  es el resultado de un ensamblaje magistral  de dos vinos con más de 10 años de crianza en el tradicional sistema de Solera y Criaderas: un Amontillado seco y con carácter y un Pedro Ximénez dulce, intenso y aterciopelado.

El ajenjo, la genciana y la corteza de naranja destacan entre los más de 10 botánicos y plantas aromáticas seleccionados para su elaboración, todos ellos macerados por separado, para conseguir la mejor extracción de sabores y aromas de los botánicos.

El resultado es un Vermut de Jerez de color caoba, con tonos rojizos. Los aromas de fruta madura se entrelazan con notas cítricas y herbáceas sobre un fondo de madera ahumada. Es aterciopelado, sabroso y equilibrado en boca. De final amargo, con notas almendradas y de frutos secos.

Lustau rescata así una receta tradicional de la casa, en la que una cuidada selección de vinos de Jerez, botánicos y plantas aromáticas enriquecen la personalidad de un Vermut único. Ya está disponible en toda España a través de los distribuidores habituales de Bodegas Lustau.

Lustau es un vermut al estilo tradicional español; quien pretenda buscar esos amargos de los vermuts italianos y franceses que te transforman el rostro cuando los metemos en boca,  se equivoca. El Vermut Lustau es todo lo contrario, un aperitivo goloso, agradable, muy untuoso en su paso por  boca, y un final con su amargo justo. Percibimos esas notas de bodega vieja propias de los vinos de Jerez, junto a los dátiles y los higos que aportan el dulzor al vermut, y nos deja en la boca un recuerdo profundo a regaliz negro.

La idea de esta bodega andaluza de elaborar un vermut me parece interesantísima; se elabora con genciana, piel de naranja y los 10 botánicos ya citados que como sucede en estos casos son “secretos”. Estos se maceran individualmente con el vino y he aquí la curiosidad del vermut… el vino empleado no es uno sino dos y qué vinos!!  Lustau elabora este vermut con un vino seco, un amontillado, y uno dulce.

Generalmente el vermut se ha elaborado siempre con vinos de “menor calidad”, o dicho de otro modo, con vinos a granel, ya que su carácter quedaba mitigado al infusionarse con decenas de plantas, especias y raíces. A este vino, junto a los herbarios, se le encabezaba con alcohol vínico.  En este caso  partimos de dos  vinos  base de gran calidad y que tienen como característica que ya son vinos encabezados – con lo que el alcohol ya está más que integrado.

Nos consta que ya hay mucho público que además de ir a su bar de preferencia y solicitar su vermut, también en su casa se comprar sus anchoas, las mejores olivas, las piparras y se hacen unas “gildas” que comen con fruición . Ahora con este vermut genuino habrá que explorar las nuevas combinaciones que quizá haya que buscarlas en los ibéricos y también en algunos salazones; pero ya se sabe contra gustos no hay disputas.

0.75 cls. 15 grados de alcohol y precio 13.50 aprox.

Categoría: Bebidas, La opinión de Juan Barbacil, La opinión de los expertos, Recomendaciones | Sin comentarios »


30
May

Ginebra rosa la mas primaveral.

Desde el año pasado, la ginebra rosa está siendo un éxito sobre todo en Andalucía. Nacida fruto de la casualidad, la ginebra rosa puede resultar de lo más atractiva para el buen tiempo en el que ya estamos inmersos.

Nueva-botella-de-Gin-Puerto-de-Indias_blanco

La “Ginebra de fresa” (Strawberry) Puerto de Indias se ha convertido en la bebida de moda en Cádiz. En pleno boom del gin tonic, esta ginebra de color rosa elaborada en la provincia de Sevilla, con un intenso sabor a fresa, se ha colado de lleno entre las principales marcas del sector.

La mayoría de los bares de la ciudad ya la ofertan en su carta y el color rosa de la ginebra se ha convertido en el color habitual que luce en las terrazas del Paseo Marítimo de Cádiz. «No he conocido nunca una marca con tanto éxito como ha tenido Puerto de Indias», asegura uno de los camareros de uno de los bares de moda de la zona.

Y no es para menos. Según los datos facilitados por la propia empresa, más de 11.500 botellas de la Ginebra premium strawberry Puerto de Indias se distribuyen cada mes en la provincia de Cádiz. Además, hay que tener en cuenta que la bebida comenzó a venderse en la provincia hace ahora un año, en mayo de 2015, y durante este tiempo  ha multiplicado por 50 sus ventas.

Puerto de Indias es una ginebra Premium elaborada en Carmona (Sevilla), en una de las destilerías más antiguas y con mayor tradición de Andalucía. Su nombre está relacionado con el descubrimiento de América, época en la que Sevilla se convirtió en uno de los principales puertos de intercambio de mercancías entre España y el Nuevo Mundo.

La destilería, productora del primer pacharán andaluz, desarrolla también una amplia gama de destilados, entre los que destaca la marca de anís “Los Hermanos”, además de los licores “Triunfo”.

La historia de esta destilería comienza en 1880, cuando un emigrante vasco, apellidado Izaguirre, llega a Carmona huyendo de las guerras carlistas. Instalado en la finca donde se ubica la actual destilería, decide aprovechar la existencia de un manantial de aguas subterráneas de la época romana para poner en marcha la elaboración de una serie de destilados, en alambiques de cobre y mediante técnicas tradicionales.

A través del paso de los años, estas instalaciones han sido testigos de la gestación de productos tan tradicionales y diversos como el anís, el pacharán o, ahora, la ginebra, en sus tres variedades: Strawberry, Classic y Pure Black Edition.

La calidad de los destilados es fruto de la exigencia de utilizar las mejores materias primas. La fresa, los botánicos y los distintos ingredientes utilizados para la elaboración de sus productos son seleccionados cuidadosamente de diferentes zonas geográficas, con el objetivo de obtener un producto de primera calidad. La conjugación del saber hacer y la innovación, sumada a la dedicación y esmero en su cuidado proceso de destilación, han hecho posible el desarrollo de un producto con personalidad propia que, tras consolidarse en su país de origen, ya ha iniciado su travesía hacia el mercado internacional.

Un combinado

Lo primero es escoger una copa de balón alta o un vaso de boca ancha, porque así puedes oler a fresa mientras que te la tomas.  Antes que nada, debes enfriar la copa con varios cubitos de hielo, y cuando ya la notes fría, los puedes tirar y escurrir la copa. Ahora ya puedes echar nuevos hielos, de tamaño medio, porque como la copa está fría aguantarán más tiempo sin derretirse y así no se aguará tu ginebra de fresas.

Las opciones que mejor le van a la ginebra de fresas son:

  • Fresas naturales y limón.Es una combinación más ácida, dirigida a paladares acostumbrados a sabores más fuertes pero con un intenso sabor a fresa. Y es que lleva una ración doble de fresas: las que incorpora la ginebra en su elaboración y las que añades a tu copa.
  • Fresas naturales y naranja.En este caso, el toque cítrico lo aportará la naranja, que deberás cortar en pequeños trocitos antes de echarla a la copa.
  • Naranja y ramita de canela.Esta mezcla fue una de las primeras que empezaron a servirse y es, sin duda, la más dulce de todas.

Si quieres potenciar la acidez de tu ginebra de fresas, puedes cortar la cáscara del limón y echarla en la copa, porque es ahí donde se concentra su sabor.

En cuanto a las especias, las bolitas de enebro siempre van bien con una ginebra. Poner la ginebra en la proporción que cada uno considere. Y finalmente la tónica.

PRECIO 15.90. botella de 075 cls. graduación 40 % en volumen.

Categoría: Bebidas, La opinión de Juan Barbacil, La opinión de los expertos, Licores, Recomendaciones | Sin comentarios »


18
May

El Bandarra, un vermú del Penedés

Martí Serdà presenta su primer vermú artesano, lo han bautizado con el nombre de “El Bandarra”, una expresión típica catalana para denominar a una persona sin escrúpulos de ninguna clase, un sinvergüenza.

democratic wines El Bandarra es2

En pleno corazón del Penedés, en la pequeña localidad de Santa Fé a 240 metros de altitud,  encontramos a Bodegas Martí Serdá. Fundada en 1986 la bodega elabora sus vinos, cavas y vermuts desde un perfil tradicional sin renunciar a las técnicas y métodos más modernos.

Ahora se han propuesto hacer un homenaje a sus orígenes: la elaboración de vino a granel. Sus abuelos, viticultores y comerciantes de vino que durante décadas distribuían a bodegas de barrio con todo tipo de vinos entre los cuales destacaba el vermú artesano elaborado con uva de sus fincas del Penedés, han decidido “poner cara de Bandarra a este vermú”

El Bandarra parte de un vino blanco de las variedades Macabeo y Xarel’lo  de las fincas Martí Serdà del Alto Penedés. Al vino blanco se le hace una larga maceración con más de 50 extractos de hierbas, flores, semillas y especias naturales como la canela, el jengibre, la vainilla, regaliz, anís, manzanilla, romero, laurel, lúpulo, naranja amarga,… Acabada la maceración se finaliza en toneles de roble de 500 litros con las propias soleras. Es un vermú de 15 grados de alcohol, de color caoba con reflejos anaranjados, denso y muy limpio. En aromas predomina el regaliz y los toques cítricos. La entrada en boca es suave y dulce, un buen equilibrio de dulzura y amargura que nos deja un post gusto amable, ligero y persistente.

El Bandarra se vende en una botella serigrafiada como la de la antigüa gaseosa con su típico cierre de muelle  y recuperable, ideal para rellenarla.

Los enólogos de cada marca utilizan normalmente entre 50 y 80 ingredientes diferentes para elaborar el vermut.  Esto hace que sea uno de los brebajes con una gama más amplia de matices, sabores y olores. Y edulcorantes como el azúcar y el caramelo, que le aporta ese característico color dorado.

Aunque es una bebida que ha dado la vuelta al mundo, su origen es típicamente europeo. Lo encontramos en dos grandes familias: el negro y el blanco. El vermut negro tiene su origen en Italia y es más dulce, en cambio el blanco, creado en Francia, es más seco y tiene una graduación alcohólica más alta.

El origen más remoto del vermut lo encontramos en la época Clásica, ya en la antigua Grecia mezclaban y macerar el vino con especias, drogas y plantas aromáticas para elaborar brebajes medicinales. Aunque todavía podríamos ir más atrás, hasta 1700 ac, donde se hacían licores con ajenjo, una hierba que fue descubierta y utilizada por la civilización egipcia.

El primer referente histórico del incipiente vermut lo encontramos en 1549, cuando Constantino Cesare De Notevoli, en su obra Ammaestramenti dell’agricoltura, nos habla de una receta de vino con absenta que tenía fines terapéuticos y curativas.

Unos años después, en 1570, es Giovanantonio Soderini quien escribe que el vermut es de origen alemán y húngaro, haciendo referencia a una bebida aromatizada preparada en los Balcanes, concretamente en Bulgaria, y que se llamaba Polí.

El origen histórico más reciente y que nos conecta con la actual vermut, lo encontramos fechado y escrito en 1773, cuando el médico italiano Villifranchi publicó la obra Enología Toscana, óseos Memoria sopra y vini, donde explica por primera vez la elaboración de un licor a partir de la mezcla del vino con la absenta, que él llama “Absinthiamtum” o “Absinthianumvinum.”

Fue entonces, desde finales del siglo XXIII, que estos vinos aromatizados son conocidos con el nombre de “vermut”, nombre derivado del alemán “wermut”, palabra que significa ajenjo, que es principal ingrediente en la elaboración de bebidas como el vermut y la absenta.

Aunque en algunos documentos y escritos de los siglos XVII y XVIII ya encontramos elaboraciones y recetas que conectan con el vermut, no será hasta finales del siglo XXIII cuando esta bebida coge un vuelo comercial y definitiva.

 

Temperatura de Servicio: Entre 6 y 8°C. Servir con un vaso con hielo y limón.

Maridaje: Acompaña bien  con olivas, berberechos, patatas fritas, boquerones, anchoas, calamarcitos,….

Precio aproximado 9.10 euros

Categoría: Bebidas, La opinión de Juan Barbacil, La opinión de los expertos, Recomendaciones | Sin comentarios »


10
May

Valxerit: una ginebra diferente

Es distinta a todas las que se haya probado antes: compleja, potente y con una gran personalidad. Es el sueño del empresario aragonés Nicolás Tena y sus socios que decidieron hacerlo realidad. Hoy está ya en más de 14 países.

13091933_262974634052089_702860698016325060_n

Nicolás Tena, propietario de la empresa aragonesa NTC Company, se declara un enamorado de Tailandia y del lujo asiático, de su cultura y de las tradiciones de sus gentes. A lo largo de su vida ha recorrido más de 103 países y, en base a esas experiencias vividas, diseña y fabrica sueños convertidos en viajes. Primero fue Tailandia; luego llegaron destinos como Myanmar, Bali, Camboya, China o la India. Viajes diseñados todos ellos de forma personalizada atendiendo a los gustos de cada cliente.

La historia de esta  ginebra Premium tiene toques pasionales , románticos y de aventura . Los socios son un grupo de profesionales y empresarios , expertos viajeros , habidos de experiencias , grandes amigos y apasionados amantes de la Ginebra , que decidieron fabricar una ginebra propia , sobre la historia de una expedición del año 1758 en la India . Analizaron las actuales tendencias en la elaboración de este destilado, probaron muchísimas, se dejaron aconsejar y tras bastante pruebas determinaron lo que querían.

En Zaragoza tiene su sede central con unas oficinas originales y un espacio para clientes realmente singular en el  que al entrar te desplazas mentalmente a lugares exóticos y  países lejanos . Pero además se nota que es un espacio vivido y cargado de experiencias personales.

Nicolás habla a borbotones, rápido como si el tiempo se estuviese acabando, y sin embargo cuando explica el nacimiento de su ginebra, la expresión cambia, el ritmo desciende y una especie de ternura casi infantil aparece en su rostro.

Según cuenta el propio Nicolás ” Después de meses promocionando , catando y analizando el mercado de nuestra ginebra en 14 países , en reconocidos restaurantes , bares de moda , discotecas de primer nivel  a escala mundial , pero sobre todo habiéndola catado más de 80 bartenders profesionales con una sobresalientes aceptación , salimos al mercado convencidos de que hemos hecho un buen producto”.

En la visita a sus instalaciones comentamos que es la única ginebra Premium del mercado destilada con alcohol ecológico , que importan “de la única fabrica europea que lo hace y está en Austria . Hoy en día la palabra  y el concepto “ Ecológica “ es una filosofía de suma importancia para nosotros , aunque incremente el precio , costo que asumimos ”

Al estar destilada con alcohol ecológico , pueden darle  otro valor añadido , pues es tridestilada ,por el propio proceso que lleva la destilación ecológica . Hacen cuatro destilados  que procesan  en alambiques de cobre y que son de sus  botánicos seleccionados , con formulas magistrales y secretas.  Son : el enebro con el cardamomo , el  regaliz , con el anís y el jengibre ,el romero y la cereza con la infusión de limón y el azahar .

Las  botellas de vidrio están  fabricadas  en Eslovenia , cuna del vidrio europeo. El mateado de la botella dice Nicolas que es único en el mercado , “para darle magia y diseño en las estanterías y facilitar a los profesionales de las barras , los bartenders , visualizar la capacidad de la botellas además de la estética de la misma”

Presume este empresario aragonés que se trata de una  ginebra de mentalidad y nacimiento global. La  botella es eslovaca , el diseño y adaptación  de la fórmula magistral y original está contratado por Camila , su  mixologa colombiana a la que conocen desde hace ya tiempo furto de uno de sus muchos viajes a aquel país. En cuanto al nombre de marca, está ideada por el diseñador BRASILEÑO  Fabian Alonso. Y, finalmente esta Valxerit  está  destilada con agua del valle del Jerte , Extremadura  y está  embotellada en las faldas del Mulhacen , Granada. “En este momento la estamos  comercializando en decenas de países de  Asia , Europa y América ”

Las redes sociales son muy relevantes en lo que a difusión se refiere de esta nueva ginebra casi inclasificable por su peculiaridad. Vemos su presencia en los locales de moda de Madrid, Barcelona y Euskadi, manejada por camareros situados en las últimas tendencias.

Precio 22.90 euros IVA incluido.

 

 

Categoría: Bebidas, La opinión de Juan Barbacil, La opinión de los expertos, Recomendaciones | Sin comentarios »


3
May

El vermut del pirata Barbarroja

Un vermut elaborado con garnacha catalana de la denominación de origen Alella, una de las más antiguas de España. Aromático y seductor detrás de una curiosa etiqueta.

Barbarosso

Barbarossa es el resultado del ingenio, la ilusión y la pasión de tres socios -un enólogo, un sumiller y un empresario- que han visto la oportunidad de reivindicar la garnacha tinta de Alella y un estilo de vino que hoy es moda y ayer fue costumbre. Probablemente la libertad con la que han trabajado y la clarividencia y experiencia de sus perfiles les ha llevado a crear un vermut singular, con estilo propio. El diseño de la botella ya lo deja entrever.

La costa del Maresme, donde se encuentra Alella, es una tierra que ha estado produciendo y disfrutando de vermut desde el siglo XIX, y ahora se reinventa con nuevas fórmulas gracias a las mentes inquietas del enólogo Xavier Garcia y emprendedor Albert Cabanas, ambos enamorados de la garnacha tinta desde hace mucho tiempo. Xavier es también geólogo e ingeniero agrónomo y desde 2001 se ha encargado tanto de los nuevos vinos de Alella Vinícola como de actualizar los vinos dulces y generosos olvidados en la zona. Ahora le ha llegado el momento al  vermut. “Hace tiempo que teníamos la idea en la cabeza y después de investigar y hacer pruebas durante medio año, nos hemos embarcado con un grupo de amigos del sector”, explica satisfecho del resultado final y de las primeras impresiones recibidas. “Queríamos huir de los vermuts tradicionales y nos hemos enfocado a un público con ganas de probar cosas nuevas, más variado y amplio”

Tiene esencia de vino más que de vermut. Es una garnacha seductora, elegante, apetecible y tentadora.  La etiqueta, en un ejercicio de transparencia, indica que Barbarossa es un vermut rojo macerado de forma directa con “pomelo, naranja, hinojo, hisopo, qué, melisa, mejorana, tomillo, romero , angélica, ajenjo, flor de saúco, cardamomo, cilantro, azafrán, jengibre y endulzado con concentrado de mosto “con algún secreto más que los elaboradores no están dispuestos a revelar para evitar perder la magia de la fórmula. Una graduación baja, sensaciones balsámicas, frescura delicada y larga persistencia en boca hacen de esta nueva referencia un capricho para los paladares de vermut más infieles.

Xavi Garcia remarca que funciona “como los clásicos”, pero el estilo le permite ir mucho más allá: “Al ser más vinoso y tiene más estructura, puede acompañar una comida, sin quedarse sólo el aperitivo. Es un vermut pensado para la gastronomía “.

“El objetivo era conseguir un vermut de máxima calidad y que recordara mucho al vino – comentan-. Por esa razón escogimos un vino de Garnacha de gran nivel y producido en Alella; nos atraía su paladar voluminoso y redondo y su fruta directa y agradable. Escogimos las mejores hierbas del Mediterráneo, evitando las especias más dulces y reforzando aquellas que aportaran mayor frescor. Las maceramos de forma directa y no en fase alcohólica. Finalmente, endulzamos con mosto, intentado reducir al máximo la sensación dulce para, de este modo, respetar la complejidad y el sabor del gran vino base utilizado”

El Mediterráneo y su costa fue, durante siglos, lugar de abordajes piratas… La leyenda hace revivir en este vermut a Barbarosso, un pirata de los más sibaritas que pisó el paisaje de la costa de Barcelona. Y lo que le gustaba era llenar su cofre del más rico de los tesoros, las buenas hierbas, cítricos y especias que hoy inspiran esta sabia receta. De lo mejor de Barcelona y del conocimiento y buen saber de sus secuaces nace este vermut, sabroso y natural, sin alcohol añadido ni especias dulces.

Ficha de cata:

Color rojo rubí con reflejos púrpura, aspecto brillante. Nariz vinosa pero delicada con presencia de aromas de bosque mediterráneo (tomillo, romero, hinojo), ajenjo y notas afrutadas (naranja y limón). El alcohol en nariz se muestra suave, sin puntas. El paladar muestra un impecable equilibrio, redondo y con volumen. Aparecen de nuevo las hierbas mediterráneas, el recuerdo cítrico y el final amargo que le aportan las artemisas. Buen equilibrio entre la acidez y el dulce, muy bien integrados con la astringencia y el amargor. Largo, equilibrado, vinoso y elegante. Por su mínimo dulzor, su sabor vinoso y su alcohol de gran integración, el sabor se muestra novedoso y diferente.

Categoría: Bebidas, La opinión de Juan Barbacil, La opinión de los expertos | Sin comentarios »


18
Abr

La “gin” de Menorca

Gin  Xoriguer  pasó de ser una curiosidad local a un producto de alcance cada vez más amplio, abriéndose paso en el mercado por su calidad y su atractivo envase. Por sus orígenes, tradición y características mediterráneas GIN XORIGUER ha merecido el reconocimiento en toda la C.E.E.

XORIGUER

Corrían los años ochenta cuando un singular empleado de banca se ocupaba de la venta y la distribución de la igualmente peculiar ginebra de Menorca. Coincidía la época con la creciente tendencia turística de la isla balear y quizá con aquella generación de jóvenes progres  que encontraban en aquel destino un lugar ideal para su manera de entender el ocio.  Fue alguno de aquellos jóvenes el que comenzó a solicitar la gin de Menorca que se tomaba fría, sola y sin combinación de ningún tipo.

Su presentación en el caneco con asa que recordaba a la Cafeona, un licor de anís de los años cincuenta, influyó positivamente en su popularidad que tuvo un ascenso digno de mención.

Menorca es una isla mediterránea que perteneció a la corona Británica, hace más de doscientos años, durante casi todo el siglo XVIII.   Miles de marineros y soldados ingleses guarnecían la isla y eran clientes de las tabernas, donde no encontraban el aguardiente entonces de moda en su patria: el GIN. Pronto unos artesanos mahoneses hallaron la solución al problema: importar bayas de enebro y fabricar gin en la isla a partir del alcohol vínico propio del mediterráneo.

De este modo el GIN, bebida nórdica, se aclimató con éxito en Menorca. El Gin a lo largo de los siglos XVIII y XIX se fue consolidando como bebida popular y se hizo inseparable de todo evento remarcable tanto familiar como público. Ya entrado el siglo XX, de las más puras raíces familiares y artesanas surgió una marca: Xoriguer, que comenzó a embotellar y a comercializar con rigor el producto que hasta entonces se había movido en un ámbito poco más que local.

XORIGUER, es el nombre del viejo molino de viento existente desde 1784, en el cual numerosas generaciones de la familia Pons habían convertido quintales de trigo en blanca harina. Miguel Pons Justo, heredero de tan larga tradición artesanal, quiso volcar las virtudes de ésta tradición en su empresa licorera y por ello eligió como emblema no sólo el nombre sino también la imagen del centenario negocio familiar: el esbelto molino con aspas al viento.  GIN XORIGUER pasó de ser una curiosidad local a un producto de alcance cada vez más amplio, abriéndose paso en el mercado por su calidad y su atractivo envase. Por sus orígenes, tradición y características mediterráneas GIN XORIGUER ha merecido los mayores  reconocimientos y la denominación de especialidad tradicional garantizada o denominación específica de elaboración. Xoriguer sigue siendo hoy una empresa familiar con proyección de futuro, fiel a sus orígenes y a una continuada labor artesanal.

LA DESTILACIÓN- Xoriguer es el resultado de la destilación en los antiguos alambiques de cobre, de alcohol vínico de alta calidad junto con las bayas de enebro selectas procedentes de las montañas de las tierras mediterráneas vecinas y algunas otras de distintas procedencias.

Estas últimas constituyen el “secreto” celosamente guardado de su original bouquet. Sólo los herederos de la casa conocen la identidad y la proporción de tan valioso aditamento, que introducen a puerta cerrada y sin testigos al iniciar cada cocción. El respeto a la tradición es tal que el combustible usado todavía hoy para la destilación es la leña.

La destilación empieza cuando los vapores que se producen en la caldera del alambique circulan por tubos de cobre hasta un serpentín en donde se condensa formando el preciado líquido que gotea en jarras. Un experto paladea a intervalos el líquido para determinar cual es el momento de dar por terminada la destilación.

Acabada ésta el GIN se almacena en grandes barricas de roble donde conserva inalterable sus propiedades de color, sabor y aroma, para proceder a continuación a su envasado.

 

Categoría: Bebidas, La opinión de Juan Barbacil, La opinión de los expertos | Sin comentarios »


11
Abr

Yzaguirre un clásico con gran presencia

Un apellido de origen vasco, en tierras catalanas, dando nombre a un vermut no es algo habitual pero es la raíz de este clásico vermut que está muy implantado con un gran esfuerzo comercial por su parte.

yzaguirre_1884

A finales de los años 80, se empezó a ver, al principio tímidamente pero luego con mucho impulso por parte de los elaboradores, este vermut que en los primero momentos y debido al apellido vasco que le daba su nombre, hizo que se especulase sobre su origen. Su sabor tradicional y con recuerdo a los grandes vermuts históricos hizo que su posicionamiento fuese muy bueno en el ámbito hostelero. Su historia cuenta que Enrique de Yzaguirre y de Basterreche (1851-1922) fundó la empresa E. Yzaguirre S.A., en el año 1884 en Reus. Esta ciudad era un nudo de comunicaciones entre varias regiones vinícolas, como Conca de Barberá y el Priorato, de las que se surtía de vinos para elaborar vermuts, vino rancio, moscateles y mistelas, y vino de misa, pero el que más fama adquirió fue el vermut.

Tras la muerte de Enrique en 1933, la firma continuó fabricando el vermut. En 1958 las bodegas se vendieron a la familia Simó, que también hacía un vermut, con nombre de marca Simó. En 1983 las empresas productoras de los vermuts Yzaguirre y Simó pasaron a manos de Josep María Salla Armengol. Actualmente la familia Salla mantiene la empresa bajo la marca Celler Sort del Castell, que continua fabricando el mismo vermut, ya que consiguieron la patente y la caldera original usada para la mezcla de hierbas de la antigua bodega.

El elemento diferenciador de la bodega Sort del Castell es que ha sabido mantener la calidad del sistema de elaboración tradicional sin renunciar a la modernidad de unas instalaciones perfectamente adaptadas a las necesidades del siglo XXI. De hecho, la actual sede de la bodega fue inaugurada en el año 1999 a las afueras de la villa del Morell. Allí llegan los vinos seleccionados para la elaboración de los vermuts Yzaguirre, que se consiguen después de un proceso de maceración con una combinación de un centenar de hierbas aromáticas, siguiendo una fórmula secreta que ha pasado de generación en generación desde el siglo XIX.

La familia Salla, que ha mantenido las dos líneas de vermut artesanal Simó e Yzaguirre, ha logrado un gran crecimiento con  una producción anual de tres millones y medio de litros de vermut, más de un millón de litros de sangría y unos 300.000 litros de vinos dulces. Entre las variedades de las que obtiene sus productos se cuentan las tintas cabernet sauvignon, merlot o malbec, y las blancas macabeo, garnacha blanca o moscatel.

El Yzaguirre es un vermut que sigue la línea tradicional de los producidos en las estribaciones de los Alpes italianos. De color rojo oscuro, con aromas herbáceos y de naranja. En boca es goloso, pero no empalagoso, con un final amargo y dulce a la vez. Larga persistencia en boca y resulta un buen estimulante del apetito, que es uno de los objetivos placenteros de esta bebida.

A mediados del siglo es cuando aparece el vermut en Reus,  la capital del Baix Camp, cuando se integra a la oferta de bebidas, junto con los grandes vinos blancos de la zona del Camp de Tarragona, como las variedades de macabeo, parellada y xarel’lo. El vermut, pues, fue el último en llegar pero en pocos años se consolidó en los aperitivos reusenses.

Aunque ya se producía vermut a granel mucho antes, se toma como referencia el 1892 como la fecha de la primera elaboración de vermut en Reus, año en el que Joan Gili registró la primera marca de vermut de la ciudad. Un año después también lo hicieron Josep Boule y Enrique Yzaguirre.

EL 1884 DE YZAGUIRRE. Su largo proceso de elaboración confiere al Vermouth Yzaguirre Selección 1884  una consistencia muy especial. Dos meses de maceración de las hierbas base, más de 80 variedades, y posteriormente dos años en barrica de roble, ayudan a estabilizar el aroma y el color de la mezcla. En boca encontramos notas de maderas, hierbas y especias. Post gusto muy largo y original, con intensas notas amargas.

El consejo para su ideal degustación es que estamos ante un aperitivo con mucha consistencia, envejecido en pequeñas barricas de roble antiguo que le dan mucha consistencia y un toque muy especial. Su alta graduación acerca su sabor al licor. Tomarlo frío, con una rodaja de naranja; o solo, a temperatura ambiente, como copa de final de comida, acompañando postres de chocolate o un buen café.

Categoría: Bebidas, La opinión de Juan Barbacil, La opinión de los expertos | Sin comentarios »


21
Mar

Vermut Miró, otro gran clásico

Triunfa también fuera de su ámbito natural que es Reus y encuentra en los bares de “vermuteo” madrileño un ambiente ideal para su degustación.

MIRO vermut-rojo-fusion_3

La historia del vermut Miró comienza en 1914 en Cornudella del Montsant, municipio tarracoense del Priorat. Pero no es hasta 1957 cuando se funda Emilio Miró Salvat, S.A, en el centro de la cuidad de Reus, conocida como la cuna del vermut, por el padre del actual propietario Pep Miró.

Es bien conocido que la  denominación “Vermut de Reus” goza de un reconocido prestigio en toda Europa y es en esta  ciudad donde muchas familias empezaron a elaborarlo de forma tradicional o casera. Con el paso del tiempo, gracias al peso comercial de los Puertos Mercantiles de la zona que trataban con productos como los aguardientes, se llegan a consolidar como principales productores de vermut, tanto en el ámbito nacional como en el internacional.  El vermut ha permitido a Reus seguir  siendo un referente en el mercado de los alcoholes. Esta bebida ha tenido un papel clave en el desarrollo económico de la capital del Baix Camp, ya que sobrepasó con creces los límites naturales de la ciudad, consolidando unos capitales aplicables más tarde al proceso de industrialización

Perteneciente a la familia Miró desde sus orígenes, elaboraba vinos aromatizados y vinos de licor, principalmente a granel hasta que en 1983 y aprovechando el cambio de legislación, la empresa se especializó en la elaboración de productos envasados potenciando así la marca Miró, cuya fórmula tradicional se conserva intacta y con el más estricto secreto familiar.

Actualmente la empresa produce una extensa y variada gama de estos productos, ya sea para el mercado nacional como para el internacional. La compañía decidió ampliar la gama de sus Vermuts, Blanco, Rojo y Seco con nuevas referencias de Vermut Casero, Reserva y Etiqueta Negra, sin perder su seña de identidad.

Destaca una de sus últimas incorporaciones: Vermut Rojo Fusión, un vermut de autor fruto de la alianza entre Vermuts Miró y el chef Paco Pérez, chef catalán que cuenta con 5 estrellas Michelin, con el que han elaborado un vermut con sello de calidad y con toques mediterráneos.

Es una mezcla de caracteres, de sabores y de sensaciones donde se ha creado un vermut especial.  Elaborado a doble maceración con el objetivo de mantener la personalidad de Miró y la sutileza Paco Pérez aportando aires mediterráneos con sus nuevos ingredientes. Como bien dice el nombre “fusión”, la simbiosis entre las dos personalidades creadoras de este vermut.

Trae muchos recuerdos de aceitunas arbequinas y de plantas mediterráneas que marcan desde un buen principio este vermut. En paladar es sedoso, meloso y con buen cuerpo. Lo acompañan a su paso por boca unos sutiles toques de regaliz, de piel de naranja y un eco de anís estrellado, que juegan melódicamente con la gran amplitud de sabores. Tiene un acento muy mediterráneo, de aquella salinidad y de las plantas aromáticas típicas, los tomillos, el romero, el laurel…, plantas protagonistas que también se utilizan para curar las aceitunas.

Buñuelos de Cuaresma con Vermut Miró

Ingredientes   200 g de harina, 200 g de crema pastelera,   125 g de mantequilla,  100 g de azúcar ,   200 cl de agua , 50 cl de aceite de oliva virgen extra,  30 cl de Vermut Miró, 5 huevos,  1 cucharada de sal,   1 cucharada de canela en polvo, 1 cucharada de limón rayado y 1 cucharada de anís molido

Elaboración

En un cazo, poner en el fuego el agua, la mantequilla y la sal, y dejar que arranque a hervir. Hay que vigilar que la mantequilla quede bien derretida. En este punto, añadir la harina y trabajarlo durante 4 o 5 minutos removiendo con una espátula de madera. Al terminar, retirarlo del fuego e incorporar los cinco huevos, uno a uno, removiendo bien entre uno y otro.

A continuación, añadir a la masa la canela en polvo, el limón rayado y el anís molido. Removerlo bien e incorporar la crema fría.

En cuanto esté lista la masa de los buñuelos, ya se pueden freír. Hacer bolitas de la medida habitual de los buñuelos y freírlos en el aceite de gira-sol a 180 ºC.

Cuando estén cocidos, retirarlos con una espumadera y colocarlos en una fuente con papel absorbente para que desprendan el aceite. En caliente, regarlos con un chorro de Vermut Miró y, a continuación, rebozarlos con azúcar.

 

 

Categoría: Bebidas, La opinión de Juan Barbacil, La opinión de los expertos, Recomendaciones | Sin comentarios »


15
Mar

Gordon’s, la más veterana en España.

Iniciamos hoy una sección dedicada a la ginebra y que iremos alternando con la de amaros y vermuts. El imparable ascenso en su consumo, sigue posicionando a esta bebida como una de las preferidas de los aficionados a la buena coctelería, combinados y aguardientes en general.

0000163_ginebra-gordons-1-l

En aquella vieja y añorada tienda de mi familia que casi cumplió cien años dando servicio de venta de vinos y licores a un público fiel y aficionado, siempre vendimos ginebras. La memoria me lleva a las marcas nacionales que eran las que se vendían de manera habitual: Larios, Gin Giró (Pedro Giró) que tenía mucho predicamento para la coctelería pues decíamos que era más seca que otras; la menorquina Xoriguer ( que nos la ofrecía un empleado de banca y que se tomaba fría y sola); M.G. (Manuel Giró) que era un poco más barata que la Larios y lo usábamos como argumento de venta y algunas otras como la Focking de patente holandesa pero ya fabricada en España y de la que se decía que en el diseño de su botella muy achatada se había invertido muchos millones de pesetas. También la Burdon’s de elegante factura, inglesa pero elaborada igualmente en España, la Rives que se llegó a vender muchísimo y, por supuesto, todas las imitaciones de pequeñas destilerías dispersadas por la geografía nacional y que tenían unos precios muy asequibles; algunas no estaban mal.

De entre las internacionales la primera en llegar fue la Bols, de la prestigiosa y pionera destilería holandesa, presentada en su caneco de barro, elegante, precioso envase que suscitaba elogios y que en muchas ocasiones se vendía como objeto de regalo, más que como ginebra, que estaba muy buena, ligeramente coloreada al estar envejecida en barricas de roble. Luego llego la Bols pero ya fabricada en España por COGRAMI (Concesionario de Grandes Marcas Internacionales y que estaba en Tarragona).

La Gin Gordon’s inglesa, la auténtica elaborada en Londres desde 1769, tenía un precio no para todos los bolsillos pero el incremento en la venta de esta bebida aromatizada con bayas de enebro entre otras, propició que se comenzase a elaborar en España bajando su graduación alcohólica y por tanto con menos carga impositiva. El resultado fue meteórico en lo que a ventas se refiere; todo el mundo quería Gordon’s y ninguna otra.

Alexander Gordon, un terrateniente de origen escocés, fundó su destilería en el barrio de Southwalk, del sur de Londres, en 1769. En 1786, trasladó sus operaciones a Clerkenwell. Alexander se propuso desplazar la ginebra que se producía en Londres en la época, produciendo un licor al que dio el nombre de “Gordon’s London Dry Gin”, nombre que ha subsistido hasta hoy. Su expansión internacional, asociada a la histórica expansión de las colonias inglesas y su posterior consolidación y crecimiento, ha llevado a Gordon’s a ser una de las ginebras secas de Londres más famosas.

Ahora se pueden encontrar ya unos cuantos tipos dentro de la marca. Quizá la más consumida sea la Gordon’s s clásica, de tipo London Dry Gin y de clase Premium con un 37,5% de grado alcohólico. Se obtiene mediante una triple destilación de botánicos secretos, aunque son apreciables con el gusto y el olfato el enebro, las fresas, los cítricos, y algunas hierbas y especias.

Gordon’s opera en el ámbito  internacional y  se elabora a partir de alcohol de grano. Es una London Dry Gin con un sabor derivado del enebro que es usado como el ingrediente botánico clave en su creación. Es destilada según una receta que permanece en secreto.

Luego llegaron otras de las que no iremos ocupando, como su hermana Tanqueray, la Boodles de la que ya casi nadie se acuerda, la Pitman importada por Osborne, la Beefeater que arrasó con su diseño y su peculiar aroma y sabor, la Milton y otras. Hasta que después de muchos años, se desató la furia de las ginebras y llegaron en tropel marcas tan potentes como la Bombay, la Bombay Zafiro, Hendriks.

Dijo William Faulkner que “la civilización empieza con la destilación”. Y no está claro cuando nació la primera ginebra, algo que se disputan holandeses, ingleses y hasta franceses dependiendo del autor que se consulta y que iremos desgranando poco a poco.

Categoría: Bebidas, La opinión de Juan Barbacil, La opinión de los expertos | Sin comentarios »


Quiénes somos | Proyectos | Asociaciones | Trayectoria profesional | Galerías | Medios de comunicación | Blog

C/ Cádiz, 7. 1º B. 50004 Zaragoza - España. Tel.: 976 258 265 - Fax: 976 258 266.

barbacilcomunicacion@barbacil.com - Contacto - Legal - Síguenos en: